La producción agrícola en España es una de las más importantes, ya que se destinan más de 2 millones de hectáreas y es el país líder en agricultura ecológica europea y el cuarto a nivel mundial. El liderato de España en producción ecológica también tiene repercusión en los operadores, que incrementaron en 2016 un 5,3%, alcanzando la cifra de 39.744. Unos datos positivos que demuestran que se trata de un mercado que está en constante crecimiento.

Sin embargo, y pese a este crecimiento, en España el consumo de productos ecológicos se sitúa en la cola de Europa. Aunque el sector crece año tras año, y los últimos datos muestran un crecimiento del 14%, a los consumidores españoles les cuesta optar por este tipo de productos y siguen prefiriendo los convencionales.

El gasto de productos ecológicos por habitante en España es de 32€ al año, mientras que en Suiza, país líder en consumo, cada habitante gasta 262,2€ anuales en productos ecológicos .

Pero, ¿cuáles son las barreras con las que se encuentra el consumidor a la hora de comprar productos ecológicos? ¿Por qué los españoles están en la cola de Europa en consumo de productos ecológico? Estas son las principales razones, según el estudio ‘Caracterización de compradores de productos ecológicos en canal especializado’ presentado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

  • El precio: Es la razón principal por la cual los consumidores optan por no comprarlos. Y es que los productos ecológicos acostumbran a tener un precio más elevado que los convencionales. ¿Cuál es la razón de este incremento? Todos los productores tienen que pagar para conseguir la certificación ecológica, por eso, en los lineales su precio es más elevado que los convencionales.
  • La disponibilidad: En muchas ocasiones, encontrar un producto ecológico específico puede convertirse en una auténtica odisea. Los supermercados convencionales cada vez ofrecen más productos de procedencia ecológica, pero aun queda un largo recorrido hasta ofrecer un completo catálogo de productos ecológicos.
  • Desconocimiento : Su razón es que no se han planteado comprar productos ecológicos. Estos consumidores alegan que no tienen ningún motivo para su consumo y no han valorado incorporarlos en su cesta de la compra.
  • Falta de necesidad (en algunas categorías): Otra de los motivos por los cuales no consumen productos ecológicos, es que no encuentran necesario que se fabriquen y desarrollen este tipo de productos en ciertas categorías de alimentos.
  • La confianza en lo convencional. La costumbre de consumo es uno de los motivos por los cuales los consumidores rechazan la compra de productos ecológicos. Prefieren seguir con aquellos a los que están acostumbrados, con marcas de toda la vida que no descubrir nuevos productos, que no saben si les acabaran gustando.