Seleccionar página

La producción de alimentos y productos ecológicos va muy ligada a estrictas normativas por parte de organismos y entidades de control. Asociamos la producción ecológica exclusivamente a alimentos, pero no solo se trata de ellos, sino que son todos aquellos productos que se han producido cumpliendo disposiciones reglamentarias, determinados por distintos órganos.

Hay diferentes sellos que acreditan la procedencia, y cada país dispone de uno que permite la diferenciación entre productos. Los más populares en España son:

Sello ecológico UE: Este sello es obligatorio para todos los productos ecológicos, juntamente al código de la entidad que lo certifica, y de la indicación del origen de las materias primeas, si son de la misma UE, o de países terceros. Todos los productos ecológicos de cualquier país de la UE están obligados a llevar esta etiqueta.

Agricultura ecológica: Los diferentes consejos de agricultura ecológica de las comunidades autónomas los expiden a los productores de alimentos ecológicos procedentes de esta agricultura y también se han establecido unas rigurosas normativas para la regulación y comercialización.

Ecolabel: Esta etiqueta de la UE nació en 1992 e identifica y certifica aquellos productos que se han producido bajo un procedimiento que minimiza los efectos medioambientales.

FSC: esta certificación es muy popular en muebles y objetos que se han fabricado con madera y garantiza que su procedencia de bosques que han sido explotados de manera responsable.

Todos estos sellos garantizan a los compradores que están adquiriendo productos cultivados o producidos bajo las normativas específicas de cada organismo o institución que las regula. Estos sellos son solo algunos relacionados con la producción ecológica y sostenible, tanto en alimentación como en otros productos.