Seleccionar página

Los lineales de supermercados, tiendas especializadas y grandes cadenas incorporan cada vez más productos ecológicos, tanto de alimentación como de cosmética y accesorios para el hogar. Una tendencia que está cambiando, y es que hasta hace unos años la palabra ‘ecológico’ solo se relacionaba con frutas y verduras, y que actualmente está cambiando y ya son varios productos ecológicos más conocidos.

El interés del consumidor, su preocupación por el medio ambiente o el rechazo a productos químicos son algunas de las principales razones por las que los consumidores se decantan por el consumo eco.

Desde Bionistas hemos recopilado algunos de los productos que están entrando con fuerza en la mente del consumidor y empiezan a catalogarse en el ámbito ecológico:

  • Ginebra: Los Gin-tonics, una de las bebidas más de moda, también pueden ser ecológicos. Son diferentes productores, como Martes Santo, los que han apostado por fabricar ginebra (y otras bebidas alcohólicas) ecológica. ¿El secreto? Muy sencillo, los productos que componen esta bebida se han obtenido de forma ecológica, en la que no han intervenido procesos ni elementos químicos.
  • Crema solar: Con la llegada del verano y los primeros rayos de sol, la protección solar se convierte en uno de los productos más demandados. Pero las cremas solares convencionales, por su formulación, son dañinas para el medio ambiente y pueden alterar los ecosistemas costeros. La alternativa son los protectores ecológicos, que gracias a sus componentes no dañan el ecosistema marino y no contienen elementos químicos.
  • Detergente: Hacer la colada es uno de los actos más contaminantes, ya que los residuos de detergentes y suavizantes van directamente a ríos y al mar, dañanado la fauna y flora marina, debido a sus componentes contaminantes. La mejor opción para reducir la contaminación del agua, son los detergentes ecológicos, ya que los ecosistemas acuáticos asimilan mejor la alteración de estos productos que la de los convencionales.
  • Embutido: Como hemos dicho al principio, los productos ecológicos se han relacionado mayoritariamente con frutas y verduras. La carne ecológica ha sido una de las grandes desconocidas y que en los últimos tiempos se está haciendo un hueco entre los productos ecológicos. Chorizo o jamón son solo dos de los ejemplos de los embutidos eco que se pueden encontrar en el supermercado y que garantizan descubrir el auténtico sabor de los productos, ya que todos los alimentos de los animales ha sido producido de forma ecológica y tampoco se ha tratado a los animales con ningún tipo de químico.
  • Aceites esenciales: Son otro de los productos de los que no se está acostumbrado a considerar ecológico. Su modo de uso es muy variado, así como lo son sus efectos y puede utilizarse tanto para uso ambiental, para aromatizar una habitación, como para uso cosmético en masajes y baños. Este producto se convierte en un aliado para diferentes situaciones como por ejemplo dormir del tirón, tratar el acné o acabar con los piojos, y que se pueden encontrar de procedencia ecológica, en la que las hierbas y plantas que los componen han sido obtenidas de forma natural y a través de un proceso ecológico.