Un nuevo negocio supone nuevos retos comerciales y personales. Uno de los mercados con más crecimiento es el de los productos ecológicos, tal y como recoge un estudio elaborado por la consultora IRI,  que apunta que en 2017 la venta de productos ecológicos aumentó un 22%,.

Todo emprendimiento empieza con una idea, y cuando llega el momento de tirarla adelante es cuando vienen todos las dudas y el ‘papeleo’, el paso más temido. Desde Bionistas os queremos explicar cómo conseguir la licencia de apertura, un tramite obligatorio, que certifica que un local cumple con la normativa del municipio para llevar una determinada actividad comercial. Concretamente, en cómo obtener la licencia de un establecimiento de venta de productos ecológicos

  1. La licencia de apertura la concede el ayuntamiento de cada municipio. Por lo tanto, las exigencias cambiarán de una población a otra. Todas las concesiones deben cumplir requisitos técnicos, medioambientales, higiénicos y urbanísticos, pero los límites dependerán de cada población.
  2. Hay dos tipos de licencias de apertura, las relacionadas a las actividades inocuas o no clasificadas y las de actividades nocivas o clasificadas. En el caso de querer abrir una tienda de alimentación ecológica, se tratará de una actividad inocua o no clasificada, ya que no es susceptible de generar molestia a los vecinos y tampoco causar daños en el medio ambiente. En este caso conseguir la licencia de apertura es un trámite sencillo y rápido, y que requiere menos comprobaciones por parte de los técnicos de los ayuntamientos que en el caso de querer abrir un restaurante o bar.
  3. En la solicitud de la licencia de apertura deberá realizarse un informe técnico. Entre otros deberá incluir si cumple con las medidas de seguridad contra incendios, si tiene legalizada la instalación eléctrica, mecanismos o aparatos de ventilación, y también deberá incluir los planos del local. Este trámite lo deberán realizar profesionales técnicos: arquitectos técnicos, aparejadores, ingeniéros técnicos o arquitectos.
  4. Tener en cuenta la ley de accesibilidad, ya que si, por ejemplo, la entrada al establecimiento no está adaptada a personas discapacitadas se deberán hacer reformas y obras para adaptar a las necesidades y a los mínimos que establece la ley.
  5. Toda licencia de actividad tiene un coste asociado. Por un lado, se deberán pagar las tasas del ayuntamiento, que dependerán de la relevancia comercial de la calle, del tamaño del local y del tipo de actividad. Estas tasas variarán de un ayuntamiento a otro, de si el comercio se encuentra en una calle muy transitada o no y también del tamaño del local. Por el otro, se deberá pagar el coste del informe o del proyecto técnico, que dependerá del proyecto y del coste del técnico.